Make your own free website on Tripod.com

Principal
Amistad
Respeto
Sinceridad
Laboriosidad
Solidaridad
Voluntad
Responsabilidad
Decencia
Sacrificio
Justicia

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

L A B O R I O S I D A D

Trabajar es solo el primer paso, hacerlo bien y con cuidado en los pequeños detalles es cuando se convierte en un valor.

La laboriosidad significa hacer con cuidado y esmero las tareas, labores y deberes que son propios de nuestras circunstancias. El estudiante va a la escuela, el ama de casa se preocupa por los miles de detalles que implican que un hogar sea acogedor, los profesionistas dirigen su actividad a los servicios que prestan. Pero laboriosidad no significa únicamente "cumplir" nuestro trabajo. También implica el ayudar a quienes nos rodean en el trabajo, la escuela, e incluso durante nuestro tiempo de descanso; los padres velan por el bienestar de toda la familia y el cuidado material de sus bienes; los hijos además del estudio proporcionan ayuda en los quehaceres domésticos.

 

       

LA GALLINITA ROJA

               Una gallinita roja encontró un grano de trigo.

         - ¿Quién plantará este trigo? -dijo.

         - Yo no -dijo el  perro.

         - Yo no -dijo el  gato

         - Yo no -dijo el  puerco.

         - Yo no -dijo el  pavo.

         - Entonces lo haré yo -cloqueó la gallinita.

         Y así plantó el grano de trigo. Muy pronto el trigo creció y hojas verdes brotaron del suelo. El sol brilló, la lluvia cayó y el trigo siguió creciendo hasta que estuvo alto, fuerte y maduro.

         -¿Quién cosechará este trigo? -preguntó la gallinita.

         - Yo no -dijo el  perro.

         - Yo no -dijo el  gato

         - Yo no -dijo el  puerco.

         - Yo no -dijo el  pavo.

         - Entonces lo haré yo -cloqueó la gallinita.

         Y así cosechó el trigo.

         -¿Quién trillará este trigo? -preguntó la gallinita.

         - Yo no -dijo el  perro.

         - Yo no -dijo el  gato.

         - Yo no -dijo el  puerco.

         - Yo no -dijo el  pavo.

         - Entonces lo haré yo -cloqueó la gallinita.

         Y así trilló el trigo.

         - ¿Quién llevará este trigo al molino para hacerlo moler? -preguntó la gallinita.

         - Yo no -dijo el  perro.

         - Yo no -dijo el  gato.

         - Yo no -dijo el  puerco.

         - Yo no -dijo el  pavo.

         - Entonces lo haré yo -cloqueó la gallinita.

         Y así llevó el trigo al molino, y al poco tiempo regresó con la harina.

         -¿Quién amasará esta harina? -preguntó la gallinita.

         - Yo no -dijo el  perro.

         - Yo no -dijo el  gato.

         - Yo no -dijo el  puerco.

         - Yo no -dijo el  pavo.

         - Entonces lo haré yo -cloqueó la gallinita.

         Y así amasó la harina y cocinó una hogaza.

         -¿Quién comerá este pan? -preguntó la gallinita.

         - Yo -dijo el  perro.

         - Yo -dijo el  gato.

         - Yo -dijo el  puerco.

         - Yo -dijo el  pavo.

         - No, lo haré yo -cloqueó la gallinita.

         Y se comió la hogaza.

                            Penryhn W. Coussens.

El trabajo es mucho más que un valor: es una bendición.