Make your own free website on Tripod.com

Principal
Amistad
Respeto
Sinceridad
Laboriosidad
Solidaridad
Voluntad
Responsabilidad
Decencia
Sacrificio
Justicia

        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

D E C E N C I A

  La decencia es el valor que nos hace conscientes de la propia dignidad humana, por él se guardan los sentidos, la imaginación y el propio cuerpo, de exponerlos a la morbosidad y al uso indebido de la sexualidad.

   Posiblemente uno de los valores que habla más de una persona es la decencia, para vivirla se necesita educación, compostura, buena presencia y respeto por los demás, pero es muy notable la delicadeza que guarda respecto a la sexualidad humana y todo lo que de ella se deriva.

 

   

 SIR WALTER RALEIGH

    Vivía en Inglaterra un hombre noble y valiente que se llamaba Walter Raleigh. No sólo era noble y valiente, sino apuesto y galante. Y por ese motivo la reina le nombró caballero, y lo llamó sir Walter Raleigh.

    Os contaré la historia.

    Cuando Raleigh era joven, caminaba un día por una calle de Londres. En esa época las calles no estaban pavimentadas, y no había aceras. Raleigh iba vestido con mucha elegancia, y usaba una bella capa roja sobre sus hombros.

    Mientras andaba, le costaba no pisar el lodo y no ensuciarse sus elegantes zapatos nuevos. Pronto llegó a un charco de agua fangosa que iba de un lado al otro de la calle. No podía cruzar. Tal vez pudiera saltar.

    Mientras tomaba su decisión, irguió la cabeza. ¿Y a quien vio del otro lado del charco?

    A Isabel, reina de Inglaterra, con su séquito de cortesanas y doncellas. La reina vio el charco de agua sucia. Vio al apuesto joven de capa escarlata que estaba del otro lado. ¿Cómo iba a cruzar?

    El joven Raleigh, al ver quién venía, se olvidó de sí mismo y sólo pensó en ayudar a la reina. Había una sola cosa que podía hacer, y ningún otro hombre habría pensado en ello.

    Se quitó la capa roja, la tendió sobre el charco. Ahora la reina podía cruzar como si pisara una bella alfombra.

    La reina cruzó el charco, y sus pies no tocaron el lodo. Se detuvo un instante  para darle las gracias al joven.

    Mientras ella se alejaba con su séquito, preguntó a una de las cortesanas:

    - ¿Quién es ese gallardo caballero que tuvo la gentileza de ayudarnos?

    - Se llama Walter Raleigh -dijeron las cortesanas.

    - Tendrá su recompensa -declaró la reina.

    Poco después, pidió a Raleigh que fuera a palacio.

    El joven fue, pero no tenía capa para llevar. Luego, en presencia de los grandes hombres y damas d Inglaterra, la reina lo nombró caballero. Y desde entonces fue conocido como sir Walter Raleigh, el favorito de la reina.

Es importante vivir y comportarse dignamente en todo lugar.